lunes, enero 22, 2007



Visto en la Catedral de Segovia: la fe tiene precio. Y mira que me da rabia poner esto pero es que cobrar por rezar me da mucha pena. Ahora, eso sí, el domingo y en horario de culto, el acceso es gratuito. La Iglesia se está perdiendo algo, que se llama Marketing o algo así. No sería mejor que dejasen entrar a todo el mundo e hicieran con el público lo que quisieran: vender fotografías, accesos a las torres, vistas a los contrafuertes, subida a la cúpula, capillas bien iluminadas, buenos asientos para rezar. La fe no está reñida con eso. Miren, miren al Papa la capacidad de venta que tiene. ¿Se imaginan cobrar por ver al Papa? Me da mucha pena lo de la Iglesia. Me parece poca visión. Ni divina ni de nada.

1 comentario:

Viper dijo...

Felicidades por el artículo, muy acertado el texto y muy bonita la foto. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

Un saludo del Clan!